CONTACTO

Cartón pintado

Por Fabio Rosenstein

 

Entramos a la sala y los personajes ya están situados en distintos rincones del escenario. Realizan una acción definida y como si de una pintura se tratase, cada una nos cuenta el mundo interno que las habita. La música que suena es una coprotagonista que nos adentra de inmediato en el clima que seguirán transitando luego. A medida que nos ubicamos en nuestras butacas, no sabemos que la obra ya ha comenzado. En un momento, uno de los personajes interrumpe la grabación y genera un silencio abrupto que rompe con lo social. La situación es clara: ya somos espectadores. De inmediato comprendemos el relato, tres amigas en el depósito de un local textil conversan sobre el infortunio amoroso de una de ellas y a partir de allí van contando también los conflictos que componen sus vidas.

 

El registro expresivo que manejan parece extraído de una telenovela adolescente de la década de los noventa. Los textos trillados, los movimientos corporales mecánicos y las pelucas símil Barbie refuerzan este concepto y nos hacen comprender que la propuesta tiene una estética clara y determinada. La dificultad aquí es enorme: se corre el riesgo de que esta estética intencionada cuasi vacía de contenido haga también del relato una historia superficial y aburrida. Afortunadamente tanto la dirección, la actuación y la dramaturgia saben cómo administrar de modo inteligente estos ingredientes. Lo que nos traen a la mesa en Cartón Pintado son acaso capas de una cebolla que iremos descubriendo conforme avance la historia.

 

Si el consumo irónico es una especie de disfrute con un distanciamiento consciente, ya sea por bizarro, extraño, etc., acá hay un doble juego manifiesto: lo que arranca de un modo banal no se queda allí hasta agotarse, profundiza en cambio hacia cuestiones cotidianas, existenciales, del deseo y el autoconocimiento. Lo hace sin caer en ningún momento en la trampa que pudiera ofrecer la solemnidad. Cartón pintado es una comedia potente, desfachatada y poco convencional que elige lo que quiere contar bajo un preciso trabajo de observación y meticulosidad. Va a los detalles sin dejar nada librado al azar, encuentra solidez en la construcción vincular y logra ser hilarante con una dedicación metódica que denota horas de ensayo para llegar a una propuesta sumamente técnica y profesional.

 

¿Dónde?  Camarín de las musas (Mario Bravo 960)

¿Cuándo?  Viernes 20 30 hs

 

FICHA TÉCNICO ARTÍSTICA

Dramaturgia: Victoria Hladilo

Actúan: Victoria Hladilo, Julieta Petruchi, Mercedes Quinteros

Voz en Off: Mike Amigorena

Diseño de escenografía: Las Cartón Pintado, Celeste Echeverry

Diseño De Iluminación: Alfonsina Stivelman

Fotografía: Luis Abadi, Soledad Aznárez

Diseño gráfico: Lula Echevarria, Pablo Murphy Figueroa

Asistencia de dirección: Kimberly Claro, Julieta Dalla Bella

Prensa: Prensópolis

Colaboración en dirección: Verónica Mc Loughlin

Dirección general: Victoria Hladilo

Enterate todas las novedades de nuestra escuela y del mundo de las Artes Escénicas.

 

Conocé a nuestro staff de redactores...

Aya es RRPP y aficionada al teatro musical desde los 8 años (hoy tiene 29). Estudió Artes Escénicas y se formó en canto y actuación con maestros nacionales e internacionales. Se especializa en la historia del teatro musical y está ansiosa por compartir todo lo que sabe con vos.

Julieta Escat es Lic. en Ciencias de la Comunicación (UBA). Le encanta ver obras de teatro y, por eso, hará críticas culturales y entrevistará a diferentes artistas para que cuenten sus experiencias y saberes.

Agustina tiene 20 años y los musicales son una de sus grandes pasiones. Se sabe tan de memoria Kinky Boots que bien podría recitarla para atrás.

¿Un personaje? Velma Kelly.

¿Una canción? One Day More.

¿Un número entero? Step in Time. ¿Algo que la haga feliz? Compartir un poquito de su amor por este arte en Más Musical.

Cam es estudiante de la Licenciatura en Gestión de Medios y Entretenimiento, y una fanática de los espectáculos teatrales. Adora escribir y no ve la hora de contarte la emoción que se vive detrás del telón.

Cartón pintado

Por Fabio Rosenstein

 

Entramos a la sala y los personajes ya están situados en distintos rincones del escenario. Realizan una acción definida y como si de una pintura se tratase, cada una nos cuenta el mundo interno que las habita. La música que suena es una coprotagonista que nos adentra de inmediato en el clima que seguirán transitando luego. A medida que nos ubicamos en nuestras butacas, no sabemos que la obra ya ha comenzado. En un momento, uno de los personajes interrumpe la grabación y genera un silencio abrupto que rompe con lo social. La situación es clara: ya somos espectadores. De inmediato comprendemos el relato, tres amigas en el depósito de un local textil conversan sobre el infortunio amoroso de una de ellas y a partir de allí van contando también los conflictos que componen sus vidas.

 

El registro expresivo que manejan parece extraído de una telenovela adolescente de la década de los noventa. Los textos trillados, los movimientos corporales mecánicos y las pelucas símil Barbie refuerzan este concepto y nos hacen comprender que la propuesta tiene una estética clara y determinada. La dificultad aquí es enorme: se corre el riesgo de que esta estética intencionada cuasi vacía de contenido haga también del relato una historia superficial y aburrida. Afortunadamente tanto la dirección, la actuación y la dramaturgia saben cómo administrar de modo inteligente estos ingredientes. Lo que nos traen a la mesa en Cartón Pintado son acaso capas de una cebolla que iremos descubriendo conforme avance la historia.

 

Si el consumo irónico es una especie de disfrute con un distanciamiento consciente, ya sea por bizarro, extraño, etc., acá hay un doble juego manifiesto: lo que arranca de un modo banal no se queda allí hasta agotarse, profundiza en cambio hacia cuestiones cotidianas, existenciales, del deseo y el autoconocimiento. Lo hace sin caer en ningún momento en la trampa que pudiera ofrecer la solemnidad. Cartón pintado es una comedia potente, desfachatada y poco convencional que elige lo que quiere contar bajo un preciso trabajo de observación y meticulosidad. Va a los detalles sin dejar nada librado al azar, encuentra solidez en la construcción vincular y logra ser hilarante con una dedicación metódica que denota horas de ensayo para llegar a una propuesta sumamente técnica y profesional.

 

¿Dónde?  Camarín de las musas (Mario Bravo 960)

¿Cuándo?  Viernes 20 30 hs

 

FICHA TÉCNICO ARTÍSTICA

Dramaturgia: Victoria Hladilo

Actúan: Victoria Hladilo, Julieta Petruchi, Mercedes Quinteros

Voz en Off: Mike Amigorena

Diseño de escenografía: Las Cartón Pintado, Celeste Echeverry

Diseño De Iluminación: Alfonsina Stivelman

Fotografía: Luis Abadi, Soledad Aznárez

Diseño gráfico: Lula Echevarria, Pablo Murphy Figueroa

Asistencia de dirección: Kimberly Claro, Julieta Dalla Bella

Prensa: Prensópolis

Colaboración en dirección: Verónica Mc Loughlin

Dirección general: Victoria Hladilo

Aye es actriz, bailarina, cantante, directora y dramaturga.
Se formó en Timbre 4 y  sigue sus estudios en la UNA Actuó obras de teatro del off y protagonizó el cortometraje “Órbita”. Desde chica que escribe novelas, poesía, y llena sus diarios íntimos de reflexiones que hoy decide compartir con el mundo.